El cambio en el escenario global impacta en el país

PorPABLO MAAS

La economía de Estados Unidos está registrando los mejores indicadores desde 2008. El viernes, se informó que se crearon 227.000 empleos en febrero, el tercer mes consecutivo de fuertes aumentos. La fortaleza del mercado laboral está alimentando las esperanzas de que la mayor economía del mundo crezca alrededor de un 3% este año. Wall Street saludó la noticia con una cuarta semana de alzas en el índice Dow Jones, que ya está recuperando los niveles que tenía antes del estallido de la Gran Recesión, en octubre de 2008. Todo suma para mejorar las chances de una reelección de Barack Obama este año. Paul Krugman se muestra muy cauto al analizar estos nuevos brotes verdes . “Se trata de una reactivación débil en términos históricos” para una economía en la que la tasa de desempleo todavía se mantiene por encima del 8% desde hace 27 meses, escribe. “Reagan era más keynesiano que Obama”, agrega el premio Nobel de Economía, que recomienda aumentar el gasto estatal para acelerar la reactivación. En Europa, la noticia de la semana fue la aceptación de una amplia mayoría de acreedores de la reestructuración (léase default ) de la deuda griega, que será de tal magnitud que superará a la argentina de 2002-2005. Esto podría marcar el principio del fin de la larga agonía de la eurozona, que ahora enfrenta un escenario algo menos peligroso. Después de Grecia, ahora la atención de Bruselas se concentrará en España, que proyecta una contracción de su economía del 1,7% durante 2012. A diferencia de EE.UU., la desocupación allí no cesa de aumentar y ya alcanza a casi el 25% de la población activa, un nivel equivalente al desempleo que sufrió Estados Unidos durante la Gran Depresión. Más cerca de casa, Brasil anunció durante la semana pasada que su economía creció un escuálido 2,7% en 2011, tras un robusto aumento del 7,5% en 2010. La debilidad de la economía brasileña ya está impactando en las exportaciones argentinas al vecino del Mercosur. En febrero, los embarques se desplomaron un 25%, reflejando menores operaciones en el sector automotriz y en combustibles. Brasil está bajando sus tasas de interés y combatiendo la sobrevaluación del real para impulsar la economía y tratar de crecer al menos un 4% este año. Este es el nuevo escenario externo en base al cual los economistas locales están reseteando sus pronósticos, sobre todo porque la incipiente reactivación global también está impulsando el precio del petróleo a sus niveles precrisis. El viernes, el crudo WTI, que se toma como referencia en la Argentina, cerró a 107 dólares. La creciente factura energética es la mayor pesadilla de la política económica y posiblemente uno de los principales factores limitantes del crecimiento en el corto plazo. Las proyecciones más optimistas de los economistas argentinos apuntan a un aumento del PBI en torno al 4/5% este año. La contrapartida será una moderación en la tasa de inflación , que podría reducirse en cuatro o cinco puntos, a alrededor del 20% anual. Los datos que se conocen acerca de la producción industrial en el primer bimestre ya señalan una caída considerable. La construcción se mantiene firme y creciendo por encima del promedio del PBI. Pero la actividad inmobiliaria está mostrando síntomas de debilidad, con una caída en las escrituraciones de más del 4% en enero.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Consultora en RRHH. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s