Advierten que el “multitasking” genera ineficiencia en empleados

En esta nota, Gabriel Foglia, Decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Palermo, describe el comportamiento de chequear mails constantemente y cómo eso dispersa a los trabajadores de las tareas que estén realizando. Claves para salir de la “dictadura” de la bandeja de entrada

Por Gabriel Foglia, Decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Palermo
Si bien pensamos que podemos hacer varias actividades en simultáneo, los estudios demuestran que el cerebro cambia su foco de atención rápidamente entre actividades.Es decir que no las realiza en simultáneo, sino que consume más energía y genera más equivocaciones. En definitiva, el multitasking (es decir, hacer varias cosas al mismo tiempo) genera ineficiencia.

Una de las interrupciones típicas en las actividades laborales o personales es el chequeo del correo electrónico. A pesar de que se supone que las personas tienen control sobre esta tarea, ya que deciden cuándo abrir su bandeja de entrada y cuándo responder los mensajes, la realidad es muy distinta.

La adicción al mail (en realidad, a ver los nuevos mensajes) es una gran causa de estrés normalmente subestimada.

El profesor Tom Stafford, investigador de la Universidad de Sheffield, analizó el tema y llegó a la conclusión de que los mecanismos que rigen el correo electrónico son los mismos que funcionan en las máquinas tragamonedas.

Ambos siguen lo que se denomina “programa de refuerzo de intervalo variable”. Es decir, no siguen parámetros lógicos a la hora de otorgar recompensas.

En el caso del e-mail, a veces llegan mensajes importantes y otras veces irrelevantes, por eso es difícil resistir la tentación de seguir pulsando el botón “Recibir”.

Teniendo en cuenta los problemas que puede generar esta situación en términos de clima laboral y productividad, empresas como Deloitte e Intel impulsaron sin éxito iniciativas como “días libres de mail” o retener en sus servidores los mensajes para evitar la respuesta instantánea. Metidos en la vorágine diaria, los empleados no quisieron salir del sistema.

Es importante entonces considerar que cuando demandamos respuesta instantánea a los mensajes, estamos poniendo a los empleados en modo reactivo, no los dejamos enfocarse en sus prioridades y fracturamos su atención. Con lo cual, algo supuestamente positivo puede llegar a ser perjudicial.

En un mundo sin fronteras entre la vida laboral y personal, donde el trabajo nos “persigue” a todos lados y con la tecnología mediante, resulta necesario establecer límites.

De lo contrario, toda nuestra energía tanto física como mental es consumida a lo largo del día sin lograr los resultados que nos proponemos.

Estar completamente enfocado en lo que hacemos no es una tarea simple. Asignar tiempos definidos para cada actividad (trabajo, estudio, vacaciones.) e involucrarse completamente en las mismas nos ayudará a salir de la “dictadura” de la bandeja de entrada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Consultora en RRHH. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s