Más allá de la remuneración: ¿qué buscan hoy los jóvenes de un empleo?

n esta nota especial para iProfesional.com, Mariela Aliandri, señala que a los clásicos pedidos, intereses y expectativas en la actualidad se suman algunos ítems que hasta hace un tiempo resultaban impensados

Por Mariela Aliandri
Un buen sueldo, claro está, negociar más vacaciones y horarios flexibles, son algunas de las cosas que los jóvenes miran a la hora de optar por un lugar de trabajo.Pero a estos se suman algunos ítems que hasta hace un tiempo resultaban impensados:descuentos en gimnasios y restaurantes, o la exigencia de que la empresa sea socialmente responsable.Los jóvenes ya no conciben que exista una separación entre la vida laboral y la vida personal. Entienden que la vida es una sola y que ya no se trata de cumplir con un horario y olvidarse del trabajo en cuanto ponen un pie fuera de la oficina.

Por el contrario, creen que el trabajo se integra en sus vidas y así como se esfuerzan cuando hay un pico de trabajo, quieren poder manejar sus tiempos cuando ven que tienen momentos libres.

De acuerdo con un estudio que se hizo entre empleados de edades diversas y diferentes actividades, si bien es cierto que el salario es el primer factor que decide la permanencia o no en un trabajo, hoy en día hay muchísimos otros factores que influyen en la valoración que hacen los más jóvenes en el momento de recibir una propuesta laboral.

El hecho de que para la Generación Y ya no exista más el quiebre entre lo personal y lo laboral hace que sus integrantes quieran que el trabajo les ofrezca beneficios que los X y los baby boomers consideran como pertenecientes estrictamente a la esfera privada.

Ellos piensan: “Si yo me llevo trabajo a casa, cargo con el smartphone en el gimnasio o cuando voy a la cancha, entonces ¿Por qué no pretender que el trabajo me otorgue otros beneficios?”. Entonces, frente a estas exigencias, lo que quieren es decidir dónde y cuándo hacen su trabajo, de manera que no interfiera con el resto de sus actividades.

El trabajo pasa así a ser una esfera más dentro de la vida de una persona. Es un lugar en el que hay que divertirse y socializar, y del que se espera obtener el máximo provecho posible.

En ese sentido, se observa que las actividades de socialización organizadas por las compañías reciben una buena acogida. Eventos como campeonatos internos de fútbol y la invitación a participar en pruebas aeróbicas se presentan como otra manera de integrar lo que sucede en el trabajo con lo que pasa fuera de él.

Desde ya que “el fútbol del trabajo” no es algo nuevo, pero lo más común hasta no hace mucho tiempo era que fuera organizado como actividad extralaboral por los propios participantes. Ahora, son las propias empresas las que arman un torneo e invitan a participar a todos los empleados y les pagan la cancha.

Los resultados saltan a la vista: el día siguiente a los partidos se oye en los pasillos y ascensores los comentarios sobre cómo va el torneo y los resultados de la fecha que se jugó.

Pero estas actividades son bien recibidas cuando se presentan como algo fuera del trabajo.

Uno de los datos que sorprendió en la investigación fue que las salas de juego y recreación al estilo Google dentro de la oficina no eran tan valoradas como se podía suponer. Probablemente, porque la principal demanda es que los empleados puedan manejar sus propios horarios. Entonces, en lugar de disponer de un espacio para divertirse prefieren usar ese tiempo para, por ejemplo, ir al gimnasio o salir más temprano.

La otra gran inquietud demostrada por los jóvenes es la Responsabilidad Social Empresaria, lo que comprueba el cambio cultural que se vive. Hoy en día, la búsqueda de trabajo y la elección de la compañía para trabajar están relacionadas con la transparencia y la solvencia de la organización.

Las nuevas gestiones empresariales deben poner atención en ser transparentes, con una acción activa como empresa socialmente responsable.

La vida es un continuo y no se divide en compartimentos estancos. Ya no se concibe hacer un balance de la vida personal y otro de la laboral, porque ambos forman parte de lo mismo y se afectan mutuamente.

Por eso, ya no solo se mira que el trabajo ofrecido resulte interesante y que el sueldo me satisfaga. Ahora hay que buscar tentar a los jóvenes con otro tipo de beneficios que exceden lo que hasta hoy se entendía como “ámbito laboral”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Consultora en RRHH. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s