¿Cómo se gestiona la llegada de un nuevo empleado a la oficina?

Ante la incorporación de un profesional, expertos recomiendan la elaboración de un plan a medida y la asignación de un tutor. Además, resaltan las consecuencias y costos de la “no adaptación”
Por
Ante la incorporación de un nuevo profesional en la empresa el objetivo es muy claro: que la persona dé lo mejor de sí misma y contribuya al crecimiento de la firma.

La cuestión es ¿cuándo empieza a aportar valor? Según publica el diario Expansión, para que sea lo más rápido y mejor posible la solución es un plan de bienvenida. Y éste no es un mero saludo y una pequeña explicación de qué se hace y cómo.

Marta Romo, socia directora de Be-Up, lo considera fundamental: “Es una carta de presentación de la organización que permite a los profesionales entender dónde y con quién están, cuál es el objetivo de la empresa y cómo va ser su incorporación”.

Según diversos estudios, un buen plan ayuda a garantizar que las personas se sientan cómodas en su nuevo puesto e incrementa la continuidad de los empleados después de tres años en la compañía, destaca Expansión.

Entre muchos otros puntos, un programa de acogida debe incluir los factores por los que la firma se diferencia de la competencia, quiénes son los clientes o usuarios y quiénes son las personas que trabajan en la empresa.

David Comí, socio director de Incrementis, destaca además que “es importante visitar los distintos departamentos, conocer a los directivos y realizar cada tres meses reuniones de seguimiento y evaluación”.

Asimismo, apunta Expansión, es recomendable asignar un tutor que se responsabilice de dar soporte y apoyo personal y profesional al nuevo empleado, orientándolo en la dinámica del día a día y en el establecimiento de las relaciones interpersonales que necesite.

En cuanto al tiempo que debe durar depende del sector, la posición, y, por supuesto, de la capacidad de la persona para acostumbrarse a nuevas rutinas. Pero, en general, se estima queoscila entre los 21 y 66 días.

Comí diferencia “entre periodo de adaptación -unos 15 días- y una segunda fase de integración que debería finalizar generalmente al cabo de 12 meses”.

Aunque cada persona que se incorpora a una nueva posición precisa de un periodo de tutelaje, los planes deben adaptarse a las necesidades de cada perfil.

Joan Pere Salom, director del área de consultoría de Human Capital de Deloitte, puntualiza a Expansión que “es recomendable que cada uno de ellos pueda conocer lo antes posible a las personas con las que más va a colaborar o que desempeñan su mismo trabajo a través de reuniones específicas”.

¿Hacen todo esto las empresas? Nekane Rodríguez, directora general de Lee Hecht Harrison, reconoce que “en Recursos Humanos sabemos la importancia que tienen; sin embargo, solemos invertir mucho tiempo en la selección de las personas y lamentablemente después, por los apuros, descuidamos el momento más importante, que es cómo garantizar que el nuevo empleado adquiera las competencias de transición en el puesto y se adapte a la cultura de la empresa”.

Para Comí, “estos planes deben ser prioritarios para que las incorporaciones tengan éxito y así reducir los costes que puede acarrear que el profesional no encaje en la firma”.

Tal como destaca Expansión, hay que tener en cuenta que la no adaptación sólo ocasiona problemas. Si el profesional no se siente cómodo, disminuye su motivación, implicación y aportación e, incluso, puede terminar dejando la compañía.

Por otro lado, si es la empresa la que no está satisfecha con la nueva incorporación acabará cambiándola de posición o despidiéndola. En cualquiera de los casos habría que comenzar un nuevo proceso de selección.

Salom afirma que “se calcula que el costo de sustitución de un empleado en una organización es de 1,5 veces el salario de la persona sustituida, considerando el tiempo que la posición está vacante, el proceso de búsqueda del nuevo profesional y el de formación y acogida del nuevo empleado.

La falta de adecuación al puesto de trabajo es una de las principales causas que repercute en los índices de rotación de las empresas. Estos son algunos datos publicados por Expansión que reflejan su incidencia:

Un estudio realizado por la consultora estadounidense Wynhurst Group pone de manifiesto que el 22% de la rotación de personal dentro de una organización tiene lugar tan sólo 45 díasdespués de la contratación.

Las mismas investigaciones atestiguan que la mitad de los trabajadores con contrato por horas abandonan sus puestos de trabajo en los primeros cuatro meses.

El 50% de los ejecutivos recién incorporados abandona su puesto o son despedidos durante los tres primeros años
 de proyecto, informa el Corporate Leadership Council.

En el caso de los directores generales, una encuesta del Center of Creative Leadership, evidencia que entre el 40 y el 50% de estos profesionales cesa en su cargo en los primeros 18 meses.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Consultora en RRHH. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s